EL ENAMORAMIENTO DE ROBERT REDFORD CUANDO ERA JOVEN
A mediados de los años 50 el actor no disimulaba su admiración por la actríz Gracy Kelly, luego Princesa de Mónaco. A todo esto, nunca tuvo oportunidad de hablar con ella. Aunque ella se casó con Rainiero de Mónaco y luego falleció él nunca la olvidó.  Redford contó tiempo después una anécdota relacionada con el tema: viajando por Europa se le ocurrió comprar una magnífica cámara fotográfica y partir al Palacio, residencia de la actríz.

Cuando se acercó a la entrada para tomar imágenes los guardias de la puerta, sin mediar preguntas, lo expulsaron …me sentí bastante mal cuando me dijeron; fuera de aquí, esta gente no deja de molestar…Agregó Redford: entonces me di vuelta y me fuí … mi admiración había sido humillada …

 

 
 

Volver a portada ...